Comparte en:

Cuando pensamos en animales peligrosos, se nos vienen a la mente tiburones, leones, víboras, arañas y osos, especies que se convierten en referentes de alta peligrosidad. Cualquier especie con dientes afilados, garras o veneno suele considerarse una amenaza, sin embargo, no siempre los animales más temidos son los más peligrosos. Los animales que causan el mayor número de muertes humanas a veces pasan desapercibidos.

La rana venenosa de dardo o punta de flecha (Dendrobatidae), por ejemplo, mide tan sólo unos centímetros, sin embargo su espalda es tan tóxica que el veneno de una sola rana podría matar a 10 personas. Al nadar en el mar, la mayor preocupación suelen ser los tiburones. Sería más sensato alarmarse por las medusas australianas conocidas como cubozoos o “avispas del mar” (Cubomedusae). Cada una tiene alrededor de 60 tentáculos, de 4.5 metros de longitud, y cada tentáculo tiene las suficientes toxinas como para matar a 60 personas.

No obstante, el animal más peligroso del mundo causa la muerte de un millón de personas cada año, se trata del mosquito. Las picaduras de mosquitos son responsables de los más de 300 millones de casos de malaria que ocurren cada año, de acuerdo con la OMS. Según la misma, un niño muere a causa de malaria cada 30 segundos.

No todos los mosquitos son portadores de malaria, únicamente las hembras del género Anopheles, los cuales se encuentran en todo el mundo con excepción de la Antártida. Hoy en día, existen medicamentos para tratar la enfermedad, pero aún no se ha desarrollado una vacuna preventiva. La mayoría de las muertes por malaria actualmente ocurren en África, al sur del Sahara.

Además de transmitir malaria, los mosquitos también son portadores del Virus del Nilo Occidental y del dengue, ambos pueden ser fatales si no son tratados adecuadamente. Así que el animal más mortal no es una enorme fiera ni un horrible reptil, sino este pequeño y común insecto.

Comentarios