Comparte en:

Los Resguardos indígenas de Puerto Córdoba, Comeyafú y Camaritagua habitados por trece etnias indígenas de la Amazonía colombiana, ubicados en el área no municipalizada de La Pedrera en el departamento de Amazonas, muy cerca de la frontera con Brasil, recuperaron 44.850 Ha de su territorio ancestral que se suman a  69.877 Ha, en un proceso formalizado por la Agencia Nacional de Tierras.

La ampliación de los tres resguardos, impulsa el ejercicio de los derechos étnico-territoriales de los pueblos indígenas y fortalece las medidas para la protección del Pueblo Yuri que se encuentra en aislamiento voluntario, en colindancia a estos territorios.

Así mismo, robustece la conectividad entre las cuencas de los ríos Puré, Mirití Paraná y Apaporis, y forma parte del mosaico de Áreas Protegidas constituido por los Parques Nacionales Yaigojé Apaporis, Río Puré, Cahunarí y Chiribiquete en una proceso que permite la gobernanza de los trece pueblos indígenas que integran los tres resguardos.

Para Francisco von Hildebrand, Director de Gaia Amazonas, “esta importante decisión rectifica la propiedad formal de los grupos étnicos sobre sus territorios ancestrales, garantiza conectividad cultural y ecosistémica de las cuencas Caquetá y Apaporis, y resalta el rol de los pueblos indígenas como autoridades territoriales. Desde tiempos ancestrales son ellos quienes han mantenido la estabilidad biológica y cultural de la Amazonía colombiana”. Y es que los reportes entregados por WWF dan cuenta que la presencia de grupos indígenas en la región amazónica ha permitido una mayor conservación de estos territorios, por eso la importancia de ampliar los resguardos y establecer estos territorios como zonas de protección indígena.

Foto, Juan Gabriel Soler – Fundación Gaia Amazonas.

Las áreas de ampliación de resguardo, cuentan con una importante diversidad de hábitats, como bosques húmedos tropicales, bosques inundables y vegetación asociada a afloramientos rocosos, lagos y ríos, todos ellos en muy buen estado de conservación. Además, y debido a que conecta a los Parques Yaigojé Apaporis y Río Puré, alberga más de 1.500 especies de plantas vasculares, algunas de ellas en peligro de extinción, 300 especies de aves, 100 especies de anfibios, más de 70 especies reptiles,  300 especies de peces y al menos unas seis familias de mariposas.

Para Ángel Yucuna, Presidente de Asociaciones de Autoridades Indígenas en el Departamento de Amazonas AIPEA, “la ampliación de los resguardos es un importante aporte a la conservación de la diversidad biológica ya que mantiene el equilibrio de la cuenca amazónica para Colombia y el mundo. Además, estos territorios albergan los sitios de origen ancestral de cada una de las trece etnias, por lo que también es un logro para la conservación de las culturas amazónicas”.

Igualmente, las comunidades que habitan la región encuentran en estos territorios un alto valor cultural, pues en sus historias de origen, las deidades crearon el mundo, delimitaron el territorio, establecieron un orden social y un manejo territorial a partir de un conjunto de prácticas sagradas. Estos relatos de origen se expresan en formaciones como  cerros, chorros, lagos, cananguchales, salados y piedras, todos ellos lugares sagrados que son fundamentales para la regulación de las relaciones entre el hombre y la naturaleza y de ahí la importancia de conservar el territorio y permitir la gobernabilidad de las comunidades sobre sus áreas de resguardo.

Leer Más Por qué se amplían 3 resguardos indígenas en la Amazonía.

 

Comentarios