Comparte en:

La pesca incidental es una amenaza para la supervivencia de los mamíferos marinos a nivel global, imágenes aterradoras fueron publicadas este viernes por científicos de la Fundación Macuáticos Colombia, en las que se evidencia la cola cercenada de una enorme ballena jorobada al parecer por una red de pesca en el corregimiento de Arusí en el municipio de Nuquí Chocó, Golfo de Tribugá.

A pesar que en esta región del país son las mismas comunidades las que han defendido la pesca artesanal en procesos de cambio de métodos de pesca y usos sostenibles de los recursos pesqueros con importantes organizaciones como Marviva, esta vez las horribles escenas muestran los riesgos para la fauna marina de una práctica nefasta como la pesca de arrastre que también afecta a las comunidades.

Las redes de pesca de arrastre son enormes mallas de cientos de metros de largo que atrapan a su paso todo lo que cae en ellas y después de varios días son recogidas por los pescadores evitando realizar una pesca de forma individual  con métodos tradicionales y mucho más responsable. Se ha llegado incluso a registrar el uso de mallas de pesca con electricidad que acaban con todo lo cae accidentalmente en ellas, incluidos delfines, ballenas y otros animales.

Foto: Fundación Macuáticos Colombia

Los científicos colombianos que por esta época aprovechan la llegada de las ballenas jorobadas que viene desde el sur del continente atravesando 8000 kilómetros para reproducirse, fueron los encargados de registrar las horribles imágenes según la página Agenda del Mar quien publicó recientemente la noticia en la que explica el aterrador caso.

“Lo que parecía una jornada de avistamiento normal se convirtió en un doloroso descubrimiento” dice la página web. “El pasado domingo 19 de agosto, el personal a bordo de una embarcación de turismo del Ecohotel Punta Brava observó una ballena enmallada en una red de pesca, específicamente en la base de la cola. Como la tripulación nunca vio que la ballena levantara la cola por encima de la superficie del agua, asumió que el peso de la malla era excesivo para este propósito” explica el artículo.

De esta situación fue alertado el grupo de científicos que se encontraba en la zona estudiando las ballenas. Cuatro días después, el jueves 23 de agosto, a las 10:44 a.m., tres investigadoras y tres documentalistas observaron el soplo de una ballena pero vieron que no tenía cola. La ballena sólo contaba con una porción del pedúnculo (parte angosta que une el cuerpo con la cola), rodeado de tejido en descomposición.

Foto: Fundación Macuáticos Colombia

 “El equipo de investigación asumió que probablemente se trataba del mismo juvenil observado con malla alrededor de la cola un par de días antes. Las fotografías muestran marcas de soga en la zona anterior a la amputación, sugiriendo que la malla cortó el flujo sanguíneo a la cola hasta que esta se desprendió”, explicó la Fundación Macuáticos Colombia a través de un comunicado.

Al observar la herida de cerca, “el corte parecía sano en algunos puntos, pero también se observaba tejido gangrenoso y tendones y fibras musculares expuestos. Considerando que la superficie caudal de la vértebra era visible, pudo concluirse que la médula espinal había sido cortada entre dos vértebras”.

En una segunda observación, a la 1:29 p.m., la ballena fue grabada descansando inmóvil en el fondo, volviendo a la superficie sólo cuando necesitaba respirar.

“La amputación parece haber ocurrido en lo que equivale al arco inferior de una columna vertebral humana. Dada la pérdida de una porción tan significativa del cuerpo, es sorprendente que la ballena tuviera un rango tan completo de maniobra sólo con sus aletas pectorales y la porción remanente de lomo. La ballena era capaz de asomar su espiráculo a la superficie para respirar y luego arquear su cuerpo lo suficiente como para iniciar un buceo profundo. El movimiento hacia adelante parecía estar facilitado exclusivamente por las aletas pectorales”.

La descripción absolutamente desgarradora, deja en manos de las autoridades como AUNAP, Autoridad Nacional de Pesca, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y Parques Nacionales Naturales, determinar qué se tendrá que hacer en el país para evitar que cosas como estas vuelvan a suceder cuando por ley estos métodos son prohibidos en Colombia y la visita de las jorobadas al país es una actividad de gran importancia ecológica y con un beneficio económico para el desarrollo de las comunidades.

Actualmente aunque el Golfo de Tribuga como Distrito de Manejo Integrado, avanza con las comunidades en el desarrollo de estrategias de  manejo sostenible de la zona, no se descarta que algunas personas sigan desarrollando actividades que impactan la actividad de las ballenas en la zona, además de la presencia de barcos  fuera del DRMI que  hacen pesca comercial, denunciada por las comunidades y medios de comunicación locales por su alto impacto en la zona.

Comentarios