Comparte en:

Entre los problemas de los dispositivos móviles está que la carga de la batería dura muy poco tiempo, lo que se puede presentar cuando se utiliza el equipo con mucha frecuencia, en especial si se usan funciones que requieren mayor energía, como la pantalla, y antenas como Bluetooth o Wi-Fi, entre otras.

Con base en este análisis, los estudiantes plantearon algunas alternativas para mejorar la capacidad de almacenamiento de energía de los dispositivos móviles.

Según el estudiante Carlos David Pardo, de Ingeniería Mecánica, otra de las razones de este problema es que los usuarios tienen hábitos inadecuados, como cargar excesivamente la batería, es decir que no la desconectan después de alcanzar el 100 %; usarlo mientras se está cargando y dejar que la batería se descargue por completo, entre otros, lo cual genera que la vida útil y el desempeño disminuyan.

“Las baterías pierden autonomía a lo largo del día, y según el dispositivo las aplicaciones consumen una cantidad que sobrepasa su capacidad ocasionando que se descargue rápidamente y le restan autonomía”, detalla el estudiante Pardo. Así mismo las prácticas incorrectas pueden llevar a que la batería pierda receptibilidad al cargador y aumente el tiempo en que se debe mantener conectado.

En la guía se incluyen alternativas para aumentar la capacidad de la batería: por ejemplo se debe tener en cuenta que la mayoría de las baterías que se consiguen en el mercado actual están compuestas por litio, por lo que para aumentar su capacidad también se debe modificar su composición con otros componentes como el silicio, capaz de suministrar altas cantidades de litio en comparación con los otros materiales con base de carbono.

También se destacan algunos aspectos mínimos que se deben tener en cuenta en el diseño y la creación de los equipos, como el amperaje y el voltaje, entre otros; procurar que el dispositivo cuente con adecuada ventilación, e incluso evaluar algunos que utilicen energías alternativas.

Evaluaciones de rendimiento

Entre las recomendaciones para disminuir la duración de los ciclos de carga, es decir para conseguir que el celular alcance la carga completa en menos tiempo, está que los fabricantes utilicen sistemas de carga rápida y hacer evaluaciones de rendimiento para elevar el número de ciclos de carga que soporta la batería.

Con el fin de mejorar los hábitos de uso, además de brindar información suficiente a los usuarios para que adopten buenas prácticas, se recomienda que los fabricantes consideren aspectos de seguridad, además de estrategias para evitar los cambios de temperatura del equipo y utilizar componentes con eficacia comprobada, lo que ayudará a prevenir los sucesos peligrosos originados por los fallos más frecuentes en los sistemas de carga.

“Teniendo en cuenta estos aspectos, los fabricantes se podrían unir en un marco de creación de dispositivos para optimizarlos, incluyendo el software y el hardware, y además ofrecer educación a los usuarios”, agregó el estudiante Pardo.

Otro aspecto clave para que el equipo funcione bien es mantener actualizado el sistema operativo, por eso se recomienda hacer campañas de compensación de dispositivos móviles, es decir incentivar a los usuarios –en los casos que se requiera– para que actualicen su celular, y al tiempo recolectar y reciclar los dispositivos antiguos.

Entre las recomendaciones se incluye usar aplicaciones que optimicen el uso de la batería, brinden opciones de ahorro energético y optimización de procesos. Además, las aplicaciones que se habiliten en el sistema operativo deben superar filtros de publicación y descarga para comprobar su calidad y evitar que afecten el rendimiento de los dispositivos.

Comentarios