Comparte en:

Su minúsculo cuerpo parece vestido por un traje de gala, aparentemente brilla con la luz como si tuviera lentejuelas y canutillos a lo largo de su diminuta figurita. De color café, con líneas negras e hilos rojos brillantes, este pequeño hippocampus del tamaño de un grano de arroz, es el último caballito de mar pigmeo descrito por la ciencia, según la revista Zookeys.

El Hippocampus japapigu, apenas tiene de 14 a 16 milímetros, los científicos lo llamaron así porque su cara es parecida a la de un cerdo japonés. Habitan en arrecifes subtropicales y templados desde el sur hasta el centro oeste de Japón, las islas Izu de Miyake y Hachijo, así como Kushimoto y Sagami Bay, son los lugares en los que se encuentra este caballito escurridizo y juguetón, que se mueve entre el césped de algas y los pequeños hidroides que se encuentran entre los 5 y 22 metros de profundidad.

El patrón de colores de esos cuerpos diminutos que parecen estar en una fiesta de gala, bailando el Vals con las algas entre las que viven, es igual a las rocas y la vegetación que los camufla de manera perfecta.

Viven de fiesta, se mueven rápido, van y vienen como jugueteando entre ellos, parecen monitos curiosos que aparecen y desaparecen, pero siembre en pareja se toman de la cola de su compañero moviéndose siempre entre las algas de colores, dicen los investigadores.

Una excelente noticia para el planeta es su hallazgo, pero una mejor, es que los científicos no creen que se trate de una especie amenazada por los hábitats remotos en los que viven.

Comentarios