Comparte en:

Sin duda uno de las dolencias que más aquejan a la población de adultos mayores en el mundo es la osteoporosis, sin embargo, la ciencia avanza en búsqueda de soluciones que pretenden, ya sea curar esta enfermedad o mejorar la calidad de vida de los pacientes y recientemente se ha descubierto que una de las respuestas podría estar en un par de genes presentes en los cuernos del gamo común, también conocido como ciervo dama.

Este pequeño cérvido europeo se caracteriza por sus cuernos palmeados, su color rojizo salpicado de manchas blancas sobre su lomo, de baja estatura, significativamente menor que la de su primo, el también ciervo europeo común, este ungulado pierde sus cuernos cada año en primavera y en su lugar empiezan a crecer otros para lucirlos totalmente desarrollados hacia finales de junio cuando inicia la temporada estival y con ella el celo y la época de apareamiento.

Una de las características de los ciervos es que son los únicos mamíferos del planeta que pierden la capacidad de regenerar un miembro perdido, pues los cuernos de estos animales son una compleja estructura ósea, terminaciones nerviosas y de tejido vivo e irrigado.

Lo anterior, llevó al doctor Yunzhi Peter Yang, profesor asociado de cirugía ortopédica y de ciencia e ingeniería de materiales de la universidad de Stanford, a adelantar una profunda investigación sobre estos animales, la característica regeneración de sus partes corporales perdidas y la posibilidad de aplicar esta particularidad a la estructura ósea de los pacientes con padecimientos óseos.

Las revelaciones, dadas a conocer a través de un artículo científico publicado en el “Journal of Stem Cell Research and Therapy”, dan cuenta de dos genes responsables de la regeneración celular presentes en los ciervos y también en los humanos, lo que eventualmente podría abrir la puerta para una investigación más profunda sobre su aplicación en traumas y enfermedades óseas como la osteoporosis.

El profesor Yang, uno de los autores del artículo, afirmó que “la formación de astas de ciervo comparte mecanismos biológicos similares con el crecimiento del hueso humano, pero las astas de ciervos crecen mucho más rápido”.

Gamo común o europeo (Dama dama)

Gamo común o europeo (Dama dama)

La investigación, desarrollada in vitro, partió de la toma de muestras de astas tempranas en ciervos machos en una granja en el estado de California, US, lograron comparar muestras del ARN (Ácido Ribonucléico) de ciervos y de humanos, molécula que interviene en reacciones químicas del metabolismo celular, posterior a ello se concentraron en dos genes llamados uhrf1 y s100a10.

Las pruebas realizadas en ratones fueron concluyentes en referencia a que cuando desactivaban el uhrfl, la tasa de crecimiento óseo en los roedores, descendía, pero cuando se activaba el s100a10, los depósitos de calcio, mineral esencial para el crecimiento óseo, se incrementaban y las células modificadas adquirían mucho más rápido el mineral.

Estos dos genes, concluye la investigación, se hacen fundamentales en la regeneración de las astas de los ciervos, mientras uhrfl es esencial para la regeneración de tejidos, el s100a10 es el encargado del endurecimiento de ese tejido, por lo cual, se esperan avances relevantes en las posibles aplicaciones en humanos con el fin de lograr la regeneración y endurecimiento del material óseo.

La investigación de la naturaleza y su aplicación a las ciencias produce impresionantes resultados en el incremento de la calidad de vida de los seres humanos alrededor del mundo, en esta oportunidad, el doctor Yang y su equipo, pretenden ponerle los cachos a la osteoporosis.

Comentarios