Comparte en:

Los días 9 y 10 de agosto, funcionarios de Corporación Autónoma Regional del Tolima, Cortolima, se disponían a hacer una visita técnica al Bosque de Galilea, acompañados por funcionarios de la alcaldía del municipio de Dolores, investigadores de la Universidad del Tolima y miembros de la comunidad, cuando hombres del Batallón de Infantería de Montaña Nro. 17 “General José Domingo Caicedo” de la Sexta Brigada del Ejército Nacional, acompañados del Jefe de Seguridad de PETROBRAS, impidieron su ingreso a la zona.

Ante la denuncia elevada a través de medios de comunicación y redes sociales por parte de la entidad estatal con funciones constitucionales como autoridad ambiental del departamento, el comando de la Sexta Brigada del Ejército Nacional emitió un comunicado en el que asegura que procedieron impidiendo el ingreso de la entidad del estado “en virtud del convenio suscrito entre el Ministerio de Defensa Nacional y la empresa Petrobras tendientes a garantizar las condiciones de seguridad en la explotación de crudo”.

 

Llama la atención esta particular respuesta, sobre todo si nos remitimos a la Misión institucional del Ejército Nacional de Colombia, en donde asegura que: “conduce operaciones militares orientadas a defender la soberanía, la independencia y la integridad territorial y proteger a la población civil y los recursos privados y estatales para contribuir a generar un ambiente de paz, seguridad y desarrollo, que garantice el orden constitucional de la nación”.

En la actualidad Cortolima y la Universidad del Tolima también suscribieron un convenio interinstitucional, pero de diferente naturaleza al suscrito entre la fuerza pública y la multinacional petrolera. “El convenio interinstitucional se estableció con el propósito de adelantar actividades de caracterización botánica, tendiente a lograr la actualización del Plan General de Ordenamiento Forestal “PEGOF” del Tolima, componentes prioritarios para culminar los estudios de ruta de declaratoria del Bosque de Galilea”, aseguró Jorge Enrique Cardoso, director general de Cortolima.

El director de la Corporación Autónoma Regional del Tolima en entrevista exclusiva para Natural Press, aseguró que “las instituciones del estado deben cumplir los principios que semana la ley 489, que se refiere a que éstas deben trabajar en forma coordinada, articulada y complementar las actividades entre una institución y otra”.

Y precisa que “con el Ejército hemos adelantado importantes labores de control a extracción ilícita de minerales, incautación de fauna y flora. Pero al parecer en este caso, el Ejército tenía una instrucción del nivel superior para estar en esa región, sin embargo, fue el jefe de seguridad de la empresa PetroBras quien impidió el ingreso de la autoridad ambiental, que pretendía ingresar a fin de verificar qué clase de eventuales infracciones pudiera estar adelantando la petrolera en esa zona”.

Deforestación en el Bosque de Galilea - Tolima

Deforestación en el Bosque de Galilea – Tolima

Al momento de esta publicación se intentó conocer la versión del Ejército Nacional a través de la Jefe de Comunicaciones de la sexta Brigada, con sede en Ibagué, sin embargo, la respuesta fue que el Comandante de la unidad militar, el Brigadier General Mayorga, se encontraba de viaje y por tanto remitió la consulta a la Coronel Sandra García, jefe de comunicaciones estratégicas del Ejército en Bogotá, quien no dio respuesta sobre quién podría ofrecer una versión oficial sobre los hechos.

Es la intención del periodismo conocer respuestas en referencia a hechos que representan incógnitas para informar rigurosa, equilibrada y oportunamente a los lectores, sin embargo, las preguntas formuladas no tuvieron respuesta oficial por parte de la institución que según su Misión, debería velar por “la defensa de la soberanía, la independencia y la integridad territorial y proteger a la población civil” a través del respeto a las demás instituciones del estado.

Al no obtener respuestas oficiales por parte del Ejército, sólo queda dejar planteadas las siguientes preguntas: ¿se ha convertido el Ejército Nacional en una compañía de seguridad privada para las multinacionales?, ¿acaso el Ejército no debería trabajar de la mano con otras autoridades del estado antes de favorecer convenios con multinacionales extranjeras cumpliendo con lo establecido en la ley 489?, ¿a quién debe proteger el Ejército Nacional, a los grandes patrones de inmensas corporaciones privadas como Petrobras (empresa vinculada al escándalo de corrupción conocido como Lava Jato) o a la ciudadanía que tiene la inquietud de saber si en su territorio se están adelantando actividades ilegales de explotación de hidrocarburos no convencionales?

Sin embargo, haciendo honor al equilibrio informativo, un abogado consultado por Natural Press, explicó que, “es el propietario del predio, quien arrendó la propiedad a la empresa PetroBras, quien debe otorgar el permiso de ingreso, incluso a las autoridades como Cortolima. Muchas veces ni siquiera a la Procuraduría o a la Contraloría las dejan entrar, en esta ocasión, tampoco a Cortolima, la alcaldía del municipio o la Universidad del Tolima, mucho menos contando con el Ejercito para impedir el paso”.

Río Negro nace en el bosque de Galilea y vierte sus aguas a la represa de Prado en el Tolima

En resumidas cuentas, al parecer, el Ejército Nacional, no infringió la ley, no cometió acto ilegal alguno, sin embargo queda el sinsabor de no saber a ciencia cierta si la institución castrense está para proteger la ciudadanía que junto con las instituciones del estado pretendían conocer las actividades desarrolladas en este lugar, o se dedicará a impedir que se conozcan los movimientos de las multinacionales.

Por su parte el director de Cortolima, informó que estableció comunicación con el General Mayorga, comandante de la Sexta Brigada, “coordinamos una llamada en la que él me explicó que estaban cumpliendo una orden del mando superior y tenían una prevención sobre la posibilidad de alteraciones de orden público en la zona por parte de la comunidad”.

Ante la situación, la autoridad ambiental en el Tolima decidió oficiar a “la Procuraduría General de la Nación, la Agencia Nacional de Hidrocarburos, a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA,  a fin de solicitar que la visita la realice esta última, pues Cortolima por el momento no podemos hacer más visitas hasta tanto no se despeje la situación legal, técnica y operativa de PetroBras en la zona”.

Como está la situación, la fragilidad del Bosque de Galilea, zona de amortiguación del páramo de Sumapaz, el páramo más grande del mundo, está en las manos de la empresa petrolera PetroBras, quien cuenta con un “esquema de seguridad” que cualquier líder ambiental y social envidiaría en Colombia y que se encarga de impedir que la autoridad ambiental realice las verificaciones sobre cualquier eventual infracción ambiental que se pudiera estar cometiendo en este ecosistema.

Comentarios