Comparte en:

Usualmente encontramos más noticias dedicadas a las especies ‘en vía de extinción’ que publicaciones dedicadas a las especies ‘en vía de recuperación’, puede ser porque son más las especies que lamentablemente estamos perdiendo que las que estamos recuperando, pero también podría ser por la preferencia de los lectores sobre lecturas que reafirmen una idea preconcebida: ‘todo está perdido’.

Sin embargo, la reciente actualización de la Lista Roja de especies en peligro de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) da cuenta de una magnífica noticia que el mundo de la conservación está celebrando y es la recuperación de dos especies fundamentales para el equilibrio de los ecosistemas en los que habitan.

Se trata del carismático y querido Gorila de Montaña (Gorilla beringei beringei) y el rorcual común o ballena de aleta (Balaenoptera physalus). El primate más grande del mundo abandonó la categoría En Peligro Crítico y subió un puesto en la escalera de la conservación situándose en la categoría En Peligro.

 

Gorila de Montaña

“La más reciente actualización de la Lista Roja de la UICN ilustra el poder de las medidas de conservación, con las recuperaciones que estamos viendo de la ballena de aleta y el gorila de montaña”, dice Inger Andersen, Directora General de la UICN.

No sólo los esfuerzos de conservación de las empresas privadas, los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales , se ven recompensados con estos resultados, la participación de las comunidades locales en la recuperación de la especie del Gorila de Montaña, al protegerlo, se constituye en un factor fundamental de la recuperación de esta especie que debe ser aplicada a todo el planeta.

“Es que si las comunidades locales se apropian de las especies nativas que constituyen su patrimonio natural, las protegen, en la medida en que las comunidades de todo el planeta sean conscientes del importante rol que cumple cada especie para el beneficio de su calidad de vida, la economía, la salud, y todos los demás factores, será mucho más sencillo protegerlas”, afirmó José Fernando González Maya, PhD., copresidente de uno de los grupos de especialistas de la UICN.

El rol ecológico en los ecosistemas que cumple el gorila de montaña es fundamental al requerir amplios espacios de bosque en donde desarrollan todas sus actividades y al ser consumidores de frutos que pasando por su sistema digestivo son depositados en lejanos lugares, son importantes dispersores de semillas que permiten la regeneración natural de bosques que sirven de hábitat para miles de otras especies. Además, se convierten en uno de los íconos principales, como especie carismática para proteger de la deforestación su hábitat natural.

Rorcual común o ballena de aleta

Por su parte el Rorcual pasó de estar ‘En Peligro’ a ser considerado ‘Vulnerable’, pues su población se estima que se ha duplicado desde la década de los 70 cuando se cazaba despiadadamente.

Las prohibiciones internacionales sobre la caza comercial de esta y otras especies, han derivado en la recuperación de las poblaciones de esta especie “que es esencial en la captura de carbono durante toda su vida y que al morir, sus cadáveres proporcionan un festín para más de 400 especies”, según afirmó la bióloga marina de Sri Lanka, Asha de Vos, PhD., de la Universidad de Australia Occidental.

Las medidas internacionales adoptadas desde 1976 frenaron la caza de estos enormes mamíferos marinos en el Pacífico Norte y en el Hemisferio Sur y desde 1990 en el Atlántico Norte, permitiendo así que se pueda registrar una noticia esperanzadora para la conservación.

“Las poblaciones de rorcual común y de ballenas grises occidentales fueron severamente reducidas por la caza, y es un alivio poder ver finalmente un ascenso de estas poblaciones. Sin embargo, los esfuerzos de conservación deben continuar hasta que las poblaciones ya no estén amenazadas”, dijo Randall Reeves, Presidente del Grupo de Especialistas en Cetáceos de la CSE de la UICN.

Comentarios