Comparte en:

#Elosonoestásolo fue tendencia este domingo en Bogotá por cientos de críticas a las que se expuso la Senadora del Centro Democrático Paloma Valencia al publicar en su cuenta oficial de Twiter, un mensaje acompañado de una foto de un ataque de oso andino a una res en Totoró Cauca, haciendo un llamado a Parques Nacionales de Colombia a pagar a los ganaderos los daños generados por el animal y a evitar que lo mataran.

paloma recortado

De inmediato @ParquesColombia rechazó el trino de la Senadora Valencia al que se unieron animalistas como Natalia Parra y la organización internacional Animal Naturalis que preguntó como respuesta al infortunado o mal interpretado trino de la Senadora, ¿qué está haciendo el gobierno para frenar la expansión ganadera?

parques colombia

Natalia Parra osorio

animalnaturalis

Las fotos publicadas por Paloma Valencia claramente muestran a un oso andino, Tremarctos ornatus, en la zona de frontera entre el bosque y un área de expansión ganadera, evidenciando una problemática que está llevando a la extinción local al único oso suramericano que habita en los Andes y mostrando el conflicto entre osos y comunidades en la lucha por el territorio.

El conflicto que genera la muerte de por lo menos 20 osos anuales en el país, está relacionada con la fragmentación de los bosques en los que habitaba el oso como consecuencia de la expansión agrícola y ganadera que ha devastado el hábitat de la especie.

La dieta del oso ha ido cambiando y la oferta por el alimento los ha presionado a comerse las vacas y gallinas que se encuentran en fincas cercanas a las fronteras entre el bosque y las zonas habitadas por el hombre. Por eso a falta de robles, cauchos y otras 400 especies de plantas que antes hacían parte del bosque en el habitaba el oso, hoy se han convertido algunas de ellas en especies comerciales que han sido borradas del territorio, están ausentes y no integran la dieta de este animal que pesa entre 70 y 150 kilos y necesita de alimento para poder vivir.

Por eso cuando uno se encuentra con la opinión de alguien, que como Paloma Valencia, ignora la problemática que vive un país que amplía cada vez más su frontera agrícola y ganadera, en el que el aumento de la deforestación en el último año fue del 16%, registrándose casos en Parques Nacionales Naturales, surgen columnas para explicarle a la senadora la problemática que no debe ignorar; ella fue escogida por los Colombianos (algunos) para que no sean los intereses de los ganaderos, los únicos que proteja, pues es de esperar que si la economía del país depende de los recursos naturales que la sustentan, defienda su protección, conservación y uso sostenible.

Habrá que explicarle a la senadora que si hablamos de la salud de un ecosistema, un oso vale más que una vaca.

No sabe uno, como una senadora de la República ignora algunas de las consecuencias que genera el fenómeno de la deforestación, que trae consigo conflicto entre osos, pumas, jaguares y otras especies, que muertas de hambre por la pérdida de sus hábitats o de los lugares en los que vivían, ahora se ven presionados a matar lo que se encuentran en el camino.

Será posible que sólo se le ocurra pedirle a Parques Nacionales Naturales que le pague a los ganaderos sin pensar siquiera que en la zona en la que se avistó el oso, municipio que colinda con el Parque Nacional Puracé, las comunidades por simple y llana convivencia deberían saber que si ellos no cuidan su ganado, el oso que tiene que caminar por una necesidad vital entre 15 mil y 50 mil hectáreas por día, se va a cruzar en el camino con las vacas de un ganadero y como el bosque por el que recorría ahora está lleno de vacas, pues no será justamente el oso el que cuidará de ellas.

Senadora, aprovechando su paso por el Senado de la República hay varias soluciones que puede proponer o debates que generar frente a los mecanismos para detener la deforestación en las zonas más biodiversas del país, el desarrollo de una ganadería más sostenible, el silvopastoreo puede ser una gran opción, vacas que caminan entre vegetación arbórea y se alimentan de ella haciendo rotación en corrales cerrados sin quedar a merced de los osos al tiempo que generan menos gases efecto invernadero, creación de corredores de conservación para evitar no sólo la extinción de las especies que en ellos habitan como el oso o los jaguares y pumas otros animales que también enfrentan el conflicto.

Si el oso es lo que realmente le preocupa, ¿por qué no generar los debates políticos para saber por qué el país no se mueve sustancialmente hacia las soluciones?

Para finalizar, no le pida a Parques Nacionales que le pague a los ganaderos que están en la frontera del bosque, más bien, pídale a los ganaderos que cuiden su ganado, recomiende los corrales de rotación como una gran alternativa, que paguen cuidadores y generen empleo y, sino, le pagan al oso con plata por lo menos que le paguen con comida después de haberse sostenido en el planeta desde hace 2.5 millones de años, creo que después de todo ese tiempo, merece ser conservado y protegido, pues si los osos se extinguen, habrá menos agua para darle a las vacas sedientas.

Mi defensa

Parques Nacionales Naturales no muestra sectarismo político, no hay que alegar persecución, quizá, sólo se notó de su parte, un leve atisbo de ignorancia y mala redacción.Los osos no entienden de fronteras, simplemente se salen de los parques porque no son suficientemente grandes para cubrir sus necesidades, entonces es deber de los ganaderos cuidar sus vacas y no dejarlas en cuidados de un oso hambriento.

Para no olvidar

Poco se habla de la presencia del oso andino en zonas semiáridas, pero allí también vive, es más bien conocido por su presencia en los bosques andinos y en los páramos por los que se pasea entre sus fronteras, y cuando decide internarse en el bosque, se alimenta de lauráceas y sus frutas que son su principal fuente de alimentación, luego viene la dispersión dándole paso a su principal labor; el oso andino o frontino es el jardinero del bosque porque es el responsable de abrir entre el dosel de los árboles, claros, para que entre la luz y las semillas que dispersó crezcan renovando la vegetación, propiciando así la producción de agua. Por eso su papel es clave en los ecosistemas, porque este jardinero, permite la producción de agua, bien dicen: “donde hay osos hay agua y dónde hay agua hay vida”.

La voz del oso

“Me roban mi casa, tumban mis árboles, cazan y espantan mi comida, meten comida fácil en donde antes estaba mi despensa y ahora ¿el malo soy yo? Sólo tengo algo qué agradecer: al menos gracias a esto, la senadora Valencia se enteró de que el único oso que existe en el planeta no es el oso panda”

Comentarios