Comparte en:

Usualmente los reinados de belleza se caracterizan por premiar a aquellas mujeres de medidas perfectas, melenas frondosas, despliegue de atributos sobre pasarelas por las que desfilan enseñando cada una de sus curvas y atributos meneando sus caderas con cadencia digna de una cinta de suspenso, respuestas cómicas que pretenden develar mágicas soluciones al hambre de la niñez en el planeta y fin a las múltiples guerras. Sin embargo, en Alaska, puntualmente en el Parque Nacional Katmai, la ganadora dista mucho de todos los estereotipos preconcebidos para describir la belleza femenina, pues lejos de ser ángeles de Victoria Secret, estas concursantes deben comer de la forma más desaforada posible y en pocos meses ganar todo el peso que les sea posible.

Se trata del concurso de la gorda más gorda entre los osos pardos que habitan el área protegida en Alaska, el estado más septentrional de los Estados Unidos en donde se encuentra la mayor concentración de osos pardos del mundo, según datos del Parque Nacional.

Durante el mes de octubre, el público pudo votar a través de las redes sociales del parque y después de una eliminación que partió de 12 candidatas iniciales, el jurado conocedor terminó eligiendo a una hembra identificada como la “409 Beadnose” como la feliz ganadora de la corona para el año 2018 permitiéndole seguir disfrutando del salmón disponible en los ríos de la zona mientras el inclemente invierno le obligue a refugiarse en sus cuarteles en donde dormitará por cerca de tres meses perdiendo hasta un tercio del peso ganado con tanto esfuerzo para obtener la disputada corona de la cuarta edición del reinado “Fattest Bear”.

Los osos pardos ganan todo el peso posible aprovechando la migración de los salmones en el oeste de Canadá y de Estados Unidos, comiendo a discreción hasta ganar el peso suficiente para aguantar las bajas temperaturas y la escasez que viene con el crudo invierno del ártico.

Atrás quedaron “151 walker”, “480 Ottis”, “854 Divot” y la virreina “747”, quien se tuvo que conformar con el segundo lugar de la competición prometiendo que el año entrante hará un mayor esfuerzo y ganará más peso para hacerle oposición a la ganadora de este año que podría volver a presentarse para el concurso el año que viene.

Foto: Parque Nacional Katmai

Foto: Parque Nacional Katmai

“Los osos deben comer un año de comida en seis meses para sobrevivir a la hibernación y 409 se ha destacado en eso. Sus radiantes rollos fueron considerados por el público de la votación como la más fabulosa grasa de este año”, declaró Andrew LaValle, guardabosques en Katmai.

Esta es una forma divertida para crear conciencia sobre el arduo trabajo que deben desarrollar los osos para conseguir sobrevivir un invierno más cada año, pues las inclemencias del clima en esta vasta zona del planeta imponen grandes retos para cada uno de los organismos que subsisten a estas condiciones.

Foto: Parque Nacional Katmai

Foto: Parque Nacional Katmai

Foto: Parque Nacional Katmai

Foto: Parque Nacional Katmai

A pesar de que el público admitió que 747 es más grande, el “antes y después” de 409 resulta mucho más llamativo, sumado a que el público votante generó simpatía por esta joven madre soltera que sólo busca sobrevivir, sumado a que en ediciones anteriores no fueron reinas las galardonadas, fueron reyes. Funcionarios del parque aseguran que probablemente al final de la temporada, cada uno de estos ejemplares supere los 500 kilogramos de peso contando con amplias probabilidades de sobrevivir el invierno para ver una nueva primavera el año que viene.

Lo que para muchos es una noticia divertida, se convierte en un juego de vida o muerte para cada uno de los plantígrados participantes en el concurso, sin embargo, eventos como este, permiten a la población en general que se acerque al conocimiento de las especies y atesore la existencia de cada ejemplar de cada especie.

Quedan pocos días para observar estos y otros ejemplares a través de transmisiones en vivo que tiene el parque a disposición del público. Transmisión en vivo

Comentarios