Comparte en:

Seguramente usted no se ha preguntado qué figuras podría formar al hacer popó, pero ¿qué pasaría si alguien le dijera que hay un animal cuyos excrementos salen en forma de cubo?, pues bien, un particular marsupial en Australia tiene un trasero tan particular que excreta pequeños ladrillitos cúbicos casi perfectos.

Se trata del Wombat (Vombatidae), un pequeño regordete marsupial de patas cortas, cara redondeada que habita en Australia, incluida Tasmania, que se parece a un oso pero tan sólo mide cerca de un metro de altura. Son apacibles y principalmente comen hierbas, raíces y juncos, viven en cuevas que cavan con sus poderosos dientes, similares a los de los roedores, y con sus potentes garras delanteras.

Patricia Yang, becaria postdoctoral en ingeniería mecánica en el Instituto de Tecnología de Georgia, se dio a la tarea de investigar cómo es posible que los Wombats fabriquen deposiciones cúbicas, pues resulta muy extraño, tan inverosímil que en teoría sería imposible sacar un cubo de un tubo de pasta dental.

Aunque el campo de estudio de Yang es la hidrodinámica de los fluidos, incluida la sangre, los alimentos procesados ​​y la orina, tuvo curiosidad, (quién no) de saber cómo lo lograban los wombats y en la  71ª reunión anual de la División de Dinámica de Fluidos de la American Physical Society explicaron su peculiar forma de deshacerse de sus sobras.

La investigación inició con el estudio del tracto digestivo de los marsupiales que habían resultado muertos como consecuencia de atropellamientos en vías de Tasmania y Australia, Scott Carver, biólogo australiano y coautor de la investigación, proporcionó el material de estudio desde Australia.

Lo que encontraron fue francamente sorprendente. Lo primero fue el cambio de estado de líquido a sólido de los excrementos durante la digestión en la medida en que se aproxima a la parte final del intestino, lo segundo fue la elasticidad del tracto intestinal que varía según se va aproximando a ‘la salida’, siendo menos flexible y blando en el último trayecto cercano al ano del animal.

Llama la atención esta particular forma de dar por finalizado el ciclo digestivo, pues en la naturaleza, los cubos son francamente extraños, estas figuras geométricas usualmente se fabrican mediante dos métodos, la inyección o la extrusión, los dos, son procedimientos artificiales, por ello los wombats, son considerados los únicos capaces de fabricar este tipo de figura geométrica orgánicamente.

Yang afirmó que “actualmente solo tenemos dos métodos para fabricar cubos: lo moldeamos o lo cortamos. Ahora tenemos este tercer método”, la naturaleza nos enseña un tercer método para hacer cubos a partir de tejido blando y aunque aún no se sabe qué aplicaciones prácticas pueda tener este método, sin duda alguna resuelve un misterio de la naturaleza.

Wombat – (Vombatidae) Foto: Wikipedia

¿Para qué hacer popó en forma de cubo?

En la naturaleza todo tiene un propósito, nada es al azar y siempre existe un ‘porqué’ y un ‘para qué’. Resulta que los wombats son tiernos pero cegatones, lo que la naturaleza les otorgó en olfato se los negó en visión, por tanto, el método de comunicación que utilizan, son sus propias heces, que envían mensajes claros sobre quién es el individuo, edad, sexo, si se está receptivo para el apareamiento o simplemente no es atractivo a la fecha, etc.

Estos marsupiales, al depender de olfatear el excremento de sus congéneres para enterarse de las últimas noticias, están sujetos a buscar la manera para que esos mensajes sean más duraderos y esto lo consiguen dando esta particular forma a su excremento.

Pilas de popó se cumulan en lugares prominentes, montículos, entrada de madrigueras o algunas rocas como si fueran las ventanillas de información de cualquier centro comercial,  pero de no ser cúbicas sus deposiciones, estas rodarían cuesta abajo siendo menos permanente su presencia en dichos sitios.

Así como el hombre inventó la rueda para hacer menos penoso el desplazamiento de la masa de un determinado lugar a otro, el wombat inventó el cubo en la naturaleza precisamente para todo lo contrario, para impedir la movilización de la masa en cuestión y que su canal de comunicación se mantuviera intacto.

Comentarios