Comparte en:

La Reserva Forestal Protectora Regional  Serranía del Pinche contará con 5.200 nuevas hectáreas protegidas gracias a un trabajo que desarrolla la autoridad ambiental en la región, la CRC, la Fundación Ecohabitas y la comunidad de manera conjunta. Con recursos del Fondo de Alianzas para Ecosistemas Críticos – CEPF se garantizarán los recursos que presta este ecosistema estratégico al departamento del Cauca.

En La Serranía del Pinche vive una de las más emblemáticas aves endémicas de Colombia, el Colibrí Zamarrito del Pinche (Eriocnemis isabellae) catalogado por la UICN (Unión Internacional Para la Conservación de la Naturaleza) en Peligro Crítico de Extinción, también se encuentra presente el colibrí Calzoncitos de munchique (Eriocnemis mirabilis).

En el año 2017, el Fondo de Alianzas para Ecosistemas Críticos – CEPF, aprobó el proyecto denominado “Planificación del manejo y recuperación de especies en la Serranía del Pinche, área clave de biodiversidad para Colombia”, que actúa bajo la coordinación del Comité Técnico integrado por la Corporación Autónoma Regional del Cauca, la Fundación Ecohabitats y la Asociación Agroambiental Santa Clara Serranía del Pinche.

No sólo las especies de colibríes representan la gran importancia biológica de esta reserva, “la variación altitudinal comprende desde 1550 hasta 3500 msnm abarcando ecosistemas subandinos, andinos y páramos bien conservados y haciendo parte de las subcuencas de los ríos Guaitara y Plateado, principales afluentes del San Juan del Micay”, según la organización Proaves.

Pero también mamíferos como el emblemático oso andino (Tremarctos ornatus), el puma o león de montaña (Puma concolor), las llamativas Pacarana o Guaguas con Rabo (Dinomys branickii) y los escurridizos venados cola blanca (Odocoileus virginianus tropicales).

Los anfibios también están presentes en la zona con ocho especies endémicas y cuatro especies amenazadas de las cuales dos son endémicas, una en estado de amenaza crítica, la (Atelopus famelicus) conocida como rana arlequín, aunque en realidad es un pequeño sapo, dos en peligro, la Dendrobates viridis y la Atelopus longibrachius, una en estado de vulnerabilidad, la Dendrobates occultator, incluso se encuentra la Phyllobates terribilis, cnocida commok la rana Dorada, una de las especies más venenosas del mundo.

“Ya que esta reserva contiene parte del complejo de los páramos del Plateado, se aspira ampliar la reserva forestal como área protegida, en conjunto con las comunidades y entidades que avalaron esta acción. Hoy en día en nuestro Plan de Acción tenemos como prioridades adelantar en el marco legal la ampliación del área a 5200 hectáreas más, siendo un ejercicio muy importante para la conservación de estos ecosistemas para el beneficio de las comunidades. También actualizaremos el plan de manejo con el que cuenta la reserva, porque este gran trabajo tiene un componente social” argumentó Yesid González Duque, director de la autoridad ambiental en el Cauca.

El líder comunitario de la Asociación Agroambiental Santa Clara Serranía del Pinche Jesús Albeiro Bolaños afirmó que “frente a esta acción, respondemos a un anhelo comunitario, siendo motivo de alegría contar con la articulación de la CRC, Fundación Ecohabitats y la comunidad para contribuir a las acciones de conservación y uso del territorio. Esperamos que este trabajo se convierta en un modelo piloto para las comunidades que han estado en medio del conflicto, generando así un bien en nuestro territorio”.

“En el marco del proyecto hemos desarrollado actividades de comprobación en campo de la distribución del hábitat del colibrí  Zamarrito del Pinche, hemos encontrado 33 de especies de plantas y aves bajo alguna categoría de amenaza, 2 especies endémicas y 28 casi endémicas de aves y se han reportado cinco nuevas especies de plantas, de esta manera se ha formado un proceso de apropiación comunitaria, donde la comunidad desde sus iniciativas está realizando actividades para ayudar a resolver sus propias necesidades ambientales” expresó, la directora de la Fundación Ecohabitats Liliana Patricia Paz Betancourt.

Comentarios