Comparte en:

La búsqueda de alternativas de producción más sostenibles para las diferentes actividades humanas, se ha convertido en una necesidad imperativa. Los Sistemas Silvopastoriles Intensivos (SSPI) son una de las respuestas ante una actividad ganadera depredadora y devastadora.

La ganadería ha convertido millones de hectáreas de bosques en potreros, hace un importante aporte a la emisión de gases de efecto invernadero (GEI), consume grandes cantidades de alimentos cultivados en tierras que podrían estar destinadas a la alimentación humana y finalmente, entre otros males, contribuye con la degradación de los suelos desgastándolos y ocasionando la pérdida de coberturas vegetales que los hace propensos a la erosión.

Los SSPI se convierten en la piedra angular de una actividad ganadera amistosa con el desarrollo de las regiones por su mayor competitividad y sostenibilidad. Consiste en la combinación de árboles, arbustos y pastos como un sistema integral alternativo que presenta diversos beneficios.

La eliminación de cercas muertas por una combinación entre la tecnología de cercas eléctricas con cercas vivas sirven como barrera evitando la desecación de los suelos y su erosión producida por el viento, reducen la presión sobre el bosque de donde se extrae la madera para hacer los postes reduce la temperatura hasta en 10°C, lo que minimiza el estrés calórico en los animales, evita la excesiva sudoración incrementando la ganancia en peso y la producción de leche para beneficio del negocio ganadero.

Adicionalmente, la presencia de árboles soporta un ecosistema sano promoviendo la presencia de diversas especies animales incentivando la biodiversidad y con ella los innumerables servicios ambientales derivados de su presencia. La sombra que ofrecen los árboles permite la presencia de insectos subterráneos que al abrir pequeños túneles contribuyen con la oxigenación de las raíces de los pastos, arbustos y árboles para bienestar del ganado.

Los arbustos forrajeros como el ‘botón de oro’, proveen al ganado de un importante complemento proteínico. Pero ese no es el único beneficio de la ingesta de arbustos para el ganado que ha sido señalado como uno de los responsables de la emisión de Gases de Efecto Invernadero, pues el metano(CH4) es 21 veces más contaminante que el mismo gas carbónico, CO2, al incluir en su dieta este tipo de arbustos, las deyecciones del ganado descienden dramáticamente evitando así la emisión de gases que contribuyen con el calentamiento global que da origen al cambio climático.

Los árboles que proveen de sombra pueden ser frutales, ofreciendo un estímulo adicional a los medios de vida, tanto de las comunidades como de la biodiversidad, pueden ser maderables para su aprovechamiento, e incluso nativos del bosque seco tropical del cual sólo queda el 9% de su cobertura original gracias a la deforestación en gran parte promovida desde el sector ganadero.

La implementación de sistemas amigables con el medio ambiente minimiza los impactos a los bosques y a la biodiversidad, generando al mismo tiempo mayores utilidades de negocio y protegiendo la seguridad alimentaria de las comunidades, eso es desarrollo sostenible.

Comentarios